Tendencia: 1 de cada 5 brasileños ya consume algún alimento orgánico en el país

El consumo de alimentos orgánicos crece en Brasil y se abre una oportunidad para los grandes supermercados.

  

 

“Parecerse” a un mercado de frutas y verduras de barrio es la estrategia de grandes cadenas de supermercados en el mundo, que buscan “volver a lo tradicional”, o al menos brindar un espacio que apele a ese sentimiento dentro de un gran punto de venta ultratecnológico. La intención tiene sentido al ver que, países como Brasil, avanzan en el consumo de productos orgánicos y que el principal lugar donde se adquieren actualmente son en las ferias. 

Según un reciente estudio realizado a más de mil personas en 12 grandes ciudades brasileñas por el Conselho Brasileiro da Produção Orgânica e Sustentável (Organis), en asociación con Brain (Bureau de Inteligência Corporativa), el 19% de los entrevistados consumen algún producto orgánico en Brasil, cuando hace dos años ese porcentaje era de 15%.

 

La tendencia avanza, sin embargo, el director de Organis, Cobi Cruz, confiesa que esperaba un crecimiento aún mayor, ya que “el mercado se viene expandiendo de manera vibrante”. Analizando los posibles frenos en la expansión de esta tendencia en el país, Cruz reconoce que el precio es uno de los motivos. 

“Lo interesante es que la mitad de las personas entiende el motivo de eso (de los precios elevados)”, analiza Cruz y agrega que la otra mitad cree en conceptos errados, como que los orgánicos deberían ser hasta más baratos, ya que no dependen de agrotóxicos. 

Lo que sucede es que la producción involucra mucha mano de obra, normalmente en pequeña escala, y los insumos son más caros. Para el director de Organis, la concientización es el camino para alcanzar a ese público que aún no accede a estos productos por su precio.

Los datos más destacados del estudio de Organis son:

:: 1 de cada 5 brasileños ya consume algún alimento orgánico en el país

:: La ingesta de orgánicos -entre quiene tienen ese hábito- se realiza, en promedio, tres veces por semana

:: Frutas, verduras y legumbres son los ítems más vendidos del sector, que además tiene cosméticos, indumentarias, etc

:: El 75% de los entrevistados citaron el valor más elevado como factor que pesa en la decisión de compra

:: La oferta va más allá de la ferias

 

Este último punto es interesante, ya que muestra que, si bien las ferias son los locales prioritarios a la hora de comprar frutas, legumbres y verduras orgánicas, los grandes supermercados están abriendo un espacio cada vez mayor para ese tipo de alimentos. 

Carrefour, por ejemplo, lanzó recientemente el movimiento Act for Food, que tiene entre sus objetivos colocar al grupo minorista en el liderazgo de la venta de los alimentos orgánicos del país. Solo en el 2018 la compañía notó un alza de 82% en las ventas de los productos del sector.

 

“Unos de los grandes desafíos es hacer que la producción gane escala”, señala Lúcio Vicente, jefe de sustentabilidad de Carrefour Brasil. “Hoy, la distribución es limitada”, agrega. Para cambiar el escenario, enfatiza que no sirve de nada solo comprar y revender alimentos: es necesario dar visibilidad a los pequeños agricultores y apoyar toda la cadena de producción.

El GPA es otro de los grandes retailers de Brasil que hace un tiempo da una relevancia mayor a los productos orgánicos, con alianzas con pequeños productos locales y hasta iniciativas como huertas en sus propias tiendas. 

Acciones de este tipo pueden contribuir a incrementar aún más el consumo de alimentos orgánicos en Brasil y, seguramente, a lograr precios más competitivos.


PEDIDO DE INFORMACIÓN

* Campos Obligatorios