La emergencia global del COVID-19 obliga a retailers a revisar sus estrategias omnicanales

La pandemia que aflige al mundo exige a consumidores y empresas el uso de medios online para abastecerse y cumplir con el distanciamiento social. Esta situación podría significar un reto y oportunidad para el sector retail.

 

La situación de pandemia por el COVID-19 está exigiendo a consumidores y empresas a buscar maneras alternativas de hacer las compras -tradicionalmente físicas- para evitar el amontonamiento y contacto social. En ese contexto, el comercio electrónico ha mostrado picos de crecimiento en determinadas categorías de productos en diferentes países del planeta y está desafiando a los retailers del mundo a estar a la altura de la situación para poder cumplir con el abastecimiento y mermar la caída de ventas en puntos físicos.

Encontrar soluciones digitales para surtir de productos de primera necesidad a los consumidores, que en otro momento los comprarían en tiendas físicas, supone un importante reto para las empresas minoristas y las obliga a revisar sus estrategias omnicanales, entendiendo que no solo se trata de estar a la altura de la competencia, sino que esta situación de emergencia y cuarentena -en muchos casos- afectará las ventas de los puntos de venta físicos y habrá que encontrar la manera de compensarlo.

Un reciente informe de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO), señala que en China, los consumidores están recurriendo a los alimentos en línea para su suministro diario y, de acuerdo con cifras del minorista francés Carrefour, las entregas de verduras aumentaron un 600% durante el período del Año Nuevo Lunar; y, según el minorista online chino JD.com, sus ventas de comestibles en línea crecieron 215%, en comparación con el año pasado, a 15 mil toneladas durante un período de 10 días entre fines de enero y principios de febrero.

Esta situación se replica en distintas partes del mundo, especialmente en aquellos países considerados “de riesgo”, que exigen cuarentenas. Por ejemplo, a principios del mes de febrero, las ventas en línea de ciertos productos han registrado alzas significativas en países como Corea del Sur, Italia y Polonia. El retailer en línea WeMakePrice, de Corea del Sur, reportó un alza de 700% en productos de salud y comida, en comparación con el mismo periodo de 2019. Los juguetes también presentaron un incremento de 360% en ventas online en el país asiático, indica la AMVO en su informe.

En cuanto a Polonia, los productos con la mayor alza fueron los bienes de rápido consumo, como alimentos secos, los cuales presentaron un aumento de 160% en las ventas online. En Italia, uno de los países con mayor número de casos registrados de COVID-19, las ventas en línea registraron un pico durante el mes de febrero, en contraste con 2019.

“Las áreas de la economía digital están experimentando un crecimiento significativo, que refleja mayor actividad y demanda en compras en línea, ya que el consumo que tradicionalmente ocurría en punto físico, hoy está migrando de manera acelerada a Internet, como es el caso de venta de alimentos, formación educativa, atención médica, servicios financieros y contenidos on demand en plataformas digitales”, retrata la Asociación.

América Latina cuenta con la ventaja de tener la experiencia europea y asiática sobre la pandemia en materia de salud, comportamiento social y negocios. Mirar a las empresas que operan en esas regiones y tomar como ejemplo las acciones que han dado resultado y aquellas que fueron inadecuadas para no replicarlas podría ser un acto inteligente y concluir en una oportunidad de crecimiento. 


PEDIDO DE INFORMACIÓN

* Campos Obligatorios