EL GPA desarrolla e instala “Codos” que permiten abrir las heladeras de las tiendas sin las manos

En tiempos de inventiva y cambios, la cadena brasileña lanzó un novedoso dispositivo para reforzar las medidas preventivas por el COVID-19.

 

 


El GPA vuelve a innovar y presenta los "Codos" para abrir heladeras sin usar las manos
(Foto: GPA Imprensa)

 

La innovación es parte del ADN del GPA de Brasil y en esta situación de pandemia esta característica se vio potencianda, trayendo al mercado novedades como la recientemente lanzada: “Cotoveleira” -o “Codos”, en español-, un accesorio instalado en la parte frontal de los freezer y heladeras que permite abrir las puertas sin necesidad de utilizar las manos, reduciendo los puntos de contacto dentro de las tiendas.

En total, ya son más de 5 mil los “Codos” instalados en 23 unidades de negocio de São Paulo para reforzar las medidas de prevención del COVID-19, y se espera llegar a fin de julio a todas las tiendas de Pão de Açúcar de todo el país.

Te puede interesar:
El “New Retail”: ¿Cómo se vuelve a la normalidad después de una pandemia?

 

La “cotoveleira” fue una innovación desarrollada por Pão de Açúcar en asociación con los proveedores y para utilizarlo, basta que el cliente ubique su brazo sobre el accesorio, haga fuerza hacia afuera y abra las puertas sin utilizar en ningún momento las manos, la principal vía de traslado del virus hacia la boca, ojos y nariz. 

Te puede interesar:

Condor marca una nueva era de aperturas con cabinas de desinfección en los ingresos

 

Otras medidas preventivas 

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, Pão de Açúcar ha actuado rápidamente para garantizar un entorno seguro para clientes y empleados. En las tiendas físicas, la cadena ha adoptado estrictos protocolos de higiene, con el uso y la disponibilidad para sus empleados de todos los equipos de seguridad recomendados por las autoridades sanitarias, el uso obligatorio de máscaras, la desinfección con alcohol en gel en los puntos de servicio y con la instalación de paneles acrílicos y adhesivos en el piso para organizar la distancia social. 

También removió temporalmente a todos sus empleados en grupos de riesgo y contrató a casi 2.000 personas, temporalmente, en todo Brasil, para ayudar con la operación. En el mismo sentido, Pão de Açúcar fue la primera marca minorista importante en adoptar un horario de servicio exclusivo para clientes mayores de 60 años, ofreciendo una alternativa para un caso de extrema necesidad.

En tiempos de alta demanda, la cadena llegó a limitar la compra de productos para garantizar que las familias pudieran abastecerse por igual y concentró sus esfuerzos de suministro para satisfacer las necesidades de alimentos, productos de limpieza y cuidado personal. También reafirmó su compromiso de no transmitir posibles ajustes de precios a los consumidores.

En los servicios de comercio electrónico del sitio web www.paodeacucar.com y la aplicación Pão de Açúcar Mais, la cadena anticipó inversiones para triplicar la capacidad operativa de las entregas en pocos días, con la apertura de dos nuevos centros de distribución en São Paulo y en Río de Janeiro, para garantizar que todos puedan realizar sus compras sin salir de casa. La marca también donó 300 mil productos de alimentos e higiene a instituciones sociales asociadas, con un alcance estimado de más de 30 mil familias.

 


PEDIDO DE INFORMACIÓN

* Campos Obligatorios